martes, 27 de diciembre de 2016

Un kayak de mar ..... SEGURO....

En esta entrada hay enlaces que desarrollan las cuestiones resaltadas en otro color, así evitamos hacer esta demasiado extensa. Como siempre, picando en el texto anaranjado se abre directamente la ventana.

 

Un kayak de mar no es un juguete, es una embarcación que si está bien diseñada y construida nos permitirá importantes singladuras en autosuficiencia de muchas jornadas y muchas millas, incluso en lugares remotos y condiciones duras de mar.

Los límites de nuestras travesías los ponemos nosotros mismos, pero siendo responsables, estos serán acordes a nuestro nivel personal y al equipo que usemos.

 

De nuestro nivel no hablaremos hoy, si os apetece, podéis darle un repaso a alguna entrada anterior sobre el tema. Hoy toca hablar del equipo, concretamente del kayak.


Parto de mi idea de que el mejor kayak para navegar en la mar es el más completo. Un kayak con una buena eslora mojada, con direccionalidad pero también maniobrable, que nos permita meternos entre rocas y rompientes, hacer embarques y desembarques con buenas olas, con capacidad de carga para llevar los víveres y equipo completo para días de navegación, con sus correspondientes pernoctas.


El diseño es el elemento fundamental para que sea una embarcación marinera, pero: ¿que condiciones debe reunir un kayak de mar para ser una embarcación segura?... enumeremos:

  • La propia construcción en sí es lo primero. Un buen kayak debe soportar sin problemas revolcones de las olas orilleras, estando cargado. Para ello el material debe ser de buena calidad. Si se trata de fibras y composites la unión casco cubierta es posiblemente la zona más delicada, y que debemos repasar bien para asegurarnos que estamos ante un buen barco. También hay que darle un vistazo a la zona central del casco, a lo largo de la línea de crujía. Debe estar reforzado para evitar que el kayak flexe y que soporte bien el eventual embarrancamiento sobre rocas. Si este refuerzo interior no existe, es buena idea ponerle un protector de quilla.

 

  • Es necesaria la presencia de orza retractable, el timón queda descartado por su fragilidad. Con la orza es mucho mas fácil mantener el rumbo ante la presencia de viento. Debe disponer de un cabito para poder extraerla manualmente en caso de quedar atorada en su caja con pequeñas piedras.  

    •  El mando de la orza debe situarse junto a la  bañera en una posición que no moleste durante el paleo ni en ninguna maniobra, debe ser redondeado sin presentar aristas. 

    • El kayak será totalmente insumergible, por lo que exceptuando la bañera no debe presentar espacios donde el agua quede retenida. El volumen de la embarcación, al quedar siempre seco, lo podemos utilizar pues como espacio de almacenamiento a proa y popa del palista, lo normal es disponer de tres o cuatro espacios diferenciados. Para mi gusto personal vale con tres. Uno delante y dos detrás. Cada uno con su tapa estanca. El inmediatamente detrás del palista es el denominado tambucho de día, y debe permitirnos abrirlo y cerrarlo estando en el agua, incluso con mar movida. Esta es la razón que se coloque en un lado. Importante: nuestro casco debe entrar en este tambucho..!  En mi opinión la cubierta debe quedar limpia con la excepción de la carta, remolque de contacto  y pala de respeto. Todo lo demás que transportemos sobre el kayak puede ser ... y será ....! barrido por las olas rompientes.

    • Las líneas de vida son básicas para cualquier maniobra de rescate y manejo de la embarcación en el agua, por lo que deben recorrerla desde proa a popa y ser firmes, pero deben permitir que entre la mano para poder sujetar bien. Deben tener un diámetro mínimo para ello.


     
    • El final del bucle de las líneas de vida, tanto en proa como en popa debe pasar por un orificio pasante de ambas, nada de usar un pasacabos de plástico fijado por un tornillo a la cubierta. Un detalle importante, como mínimo en proa debe existir un nudo en dicha línea de vida, que hará de tope para el mosquetón en caso de remolque, de no existir, este se encajaría entre el cabo y la proa, pudiéndose además abrirse facilmente.   

     

    • El kayak debe ser visible en la noche, por lo que es buena idea disponer de elementos reflectantes. Una buena opción es utilizar cabo con trenzado reflectante en la línea de vida, mejor si las gomas también lo son.

     

    • La carta, y eventualmente alguna cosa más se sujeta con las gomas de la cubierta delantera. Deben estar dispuestas de manera que lo que llevemos no molesten ante una suelta rápida del cubrebañeras.  
     

    • Personalmente, yo llevo la pala de respeto en la cubierta trasera, creo que es el mejor lugar, ya que no molesta y es fácilmente accesible desde nuestra posición, incluso debajo del agua. Por ello lo mejor es disponer de las gomas en la situación ideal. Es decir, asegurar que no se mueven aunque estemos haciendo la batidora en la rompiente.

     

    • Para el transporte del kayak en tierra entre dos personas utilizamos las asas de porteo, pero también son fundamentales para que el palista sujete la embarcación en el agua de la orilla, tanto al entrar como al salir, sobre todo si hay olas. Por esto es fundamental que el asa esté en el extremos de la proa/popa, y que tenga la longitud suficiente, de manera que permita que el kayak gire sobre su propio eje teniéndola agarrada sin lesionarnos, cuando las olas choquen contra el. Al igual que la línea de vida se hacen firme en la embarcación por un orificio pasante en la proa/popa, para ello, estas deben estar macizadas, cosa que además hace mucho más robusto al barco, y lo protegerá en los inevitables toques contra las rocas. 



    • El volumen de la bañera debe ser el menor posible, dentro de las medidas mínimas de comodidad del palista, esto limita la cantidad de agua que entra en caso de vuelco. Cuantos menos litros embarquemos más fáciles y rápidos serán los rescates asistidos y el vaciado de la bañera. Una buena manera de conseguir esto es construir el kayak con el tabique delantero a medida de nuestras piernas, así limitamos la bañera y aumentamos el volumen del tambucho delantero, además como hemos comentado hace poco es mejor para maniobrar la embarcación.



    • Siguiendo con el tema del vaciado del kayak, un buen diseño debe conseguir que levantando la proa con la bañera boca abajo salga absolutamente toda el agua. El quid de la cuestión está en la forma del tabique tras el asiento. Debe estar configurado de manera que no existan ángulos ni zonas donde se quede el agua, por lo que tendrá las terminaciones redondeadas y estará inclinado, o con  un resalte para que el agua salga directamente fuera. Además el espacio entre el apoyo lumbar y el tabique debe ser lo menor posible.



    • Otro elemento de seguridad en la navegación es el compás, imprescindible con niebla o en presencia de corrientes, que nos obligan a hacer correcciones de rumbo 
     
     

    • En cubierta debe existir un sistema para asegurar la pala y así poder tener las manos libres para cualquier maniobra, ya sea de rescate o de otro tipo.


    • Por último y no menos importante, es la presencia de musleras en la bañera. En mi caso, Javier me ha tratado muy bien y le puso a mi skua un acolchado que es una delicia.

     


     Esto nos permite hacernos "uno" con el kayak en las maniobras.      


    sábado, 24 de diciembre de 2016

    Se feliz .......

    .... el final de cada año es un buen momento para mirar hacia atrás y ver cuanto hemos aprendido... se feliz, dedicate a aquello y aquellos que te lleven a la plenitud. Un fuerte abrazo!

    jueves, 22 de diciembre de 2016

    Aumentando la luz.....

    Ya lo he dicho... soy fotoactivo .... y no lo puedo evitar ........ funciono mejor con sol.


    Hoy es el día... desde ahora hasta el solsticio de verano cada jornada aumentan poco a poco las horas de sol sobre nosotros. Cada año, cuando llega este día lo celebro, hay motivo para ello, especialmente los que navegamos entre semana por la tarde... no es raro que me pille la noche en el agua.


    Por eso, cuando oigo, y últimamente con más insistencia, que deberíamos restar una hora de la modificación que tenemos sobre el huso horario, me pongo de los nervios. No me gustaría nada que anocheciera una hora antes....!

    domingo, 18 de diciembre de 2016

    Tabique en vez de reposapies

    En mis kayaks, siempre he utilizado un sistema de apoyo para los pies que permitiera diferentes posiciones. 


    Partiendo de que hablamos de kayaks sin timón, lo anterior no es posible en una gran parte de los kayaks de mar, pues salvo alguna marca, la mayoría de los fabricantes montan reposapies sobre raíles, de manera que puedan regularse a la medida de cada palista. Esto es claramente una apuesta por la adaptabilidad de la embarcación, para ser utilizada por palistas de diferente talla, con una sencilla maniobra para modificar la distancia pedal/asiento, que en algunos modelos puede realizarse incluso navegando.

    La situación de los reposapies en los raíles obliga a que la disposición de los mismos sea cercana al casco, lo que nos obliga a palear con las piernas abiertas, e impide modificar la posición de los pies, pues no hay lugar diferente donde apoyarlos. 

    En muchas situaciones, especialmente con mar movida o durante la realización de maniobras de apoyos o giros, tendremos las rodillas bien encajadas en las musleras, por lo que los pies irán bien cerca del casco. En otras, en que nos interesa un paleo eficiente en aguas abiertas, es necesario que tengamos las rodillas juntas, para disponer de un buen juego de piernas, para la extensión alterna en cada palada, fundamental para una buena torsión del tronco. Para esto, es necesario que los pies apoyen juntos, lo más cerca posible de la linea de crujía de la embarcación.


    Es por esto que mi skua no va equipado con reposapies. La bañera tiene una musleras generosas, bien acolchadas, que junto al asiento sport y el excelente apoyo lumbar, nos da un adecuado control de la embarcación.


    Lo anterior se potencia con la ausencia de reposapies, pues el tabique del tambucho delantero está situado a medida, de manera que el apoyo de los pies se hace directamente sobre el. 

    Bueno, no directamente, es aconsejable que la distancia entre asiento y tabique, sea un poco mayor de la necesaria para poder colocar alguna capa de espuma de alta densidad, que nos haga más cómodo el apoyo, y disipe los posibles impactos sobre el tabique. 

    Si se aumenta aún más esta distancia, se pueden colocar espumas de diferentes grosores para permitir el uso del kayak a palistas de diferentes alturas.


    Como se puede ver el resultado final es muy limpio. Además, aumentamos el espacio de carga en el tambucho delantero, al igual que disminuimos el volumen de agua que admite la bañera en caso de salida del kayak, lo que mejora la seguridad al hacer más rápidos y sencillos los rescates. Por último quitamos tornillos y taladros del casco, y restamos al peso de la embarcación el del conjunto reposapies/raíles. 

    El control de la embarcación, en mi opinión, mejora claramente.

    lunes, 12 de diciembre de 2016

    Las Peñas de Aia

    Este es un bonito y exigente recorrido que ataca la crestería de este macizo granítico, ascendiendo a sus tres cumbres. Desde la última de ellas, descenderemos hasta el bosque para completar la ruta circular, volviendo al collado de Elurretxe, donde comenzamos.


    El sendero asciende rápidamente en dirección sur, entre alerces, para posteriormente pasar una franja de hayas al ganar altura.




    La primera cumbre, Irumigarrieta, de 810 metros, la alcanzamos tras pasos entre rocas y colladitos, con alguna loma herbosa donde se dibuja un camino.




    La cercanía del mar, nos permite ver claramente la bahía de Txinguidi, desde donde inicié la travesía de la costa vasca el mes pasado. Hacia el norte el litoral francés y al lado contrario Donostia.


    Desde la cumbre bajamos directamente al collado de Arditurri.





    Siguiendo la quebrada arista, con un cuestorro importante conseguimos la segunda cumbre, el Txurrumurru de 826 m.



    El descenso por la arista hasta el collado de Lizartagaña es brusco, con algiunos destrepes con "patio".


    En algún punto hay chapa para poner una cuerda en caso de necesidad. 


    Hoy el día estaba muy bueno y el granito seco, por lo que era seguro el descenso ...... con lluvia o hielo, sería otra cosa.



    El paso clave "de la anilla", recibe su nombre de una anilla de acero chapada a la roca, que ofrece un agarre garantizado en zona delicada.



    Desde este nuevo collado, continuamos con trepes y destrepes en dirección a la última cumbre.






    Culminamos el Errolbide, de 837 m por una pradera de alta hierba tras importante cuesta.



    Este lugar es perfecto para el "descanso de los guerreros", contemplando los Pirineos, mientras comemos. 


    El descenso se hace hacia el valle, directamente por un camino marcado muy empinado que desciende por un corredor entre rocas, que pasa alternativamente por praderas y lajas de piedra inclinadas.





    Llegamos a los prados de Larraundi, para buscar el GR 121, que nos llevará de vuelta, hasta donde tenemos la furgo.





    Día aprovechado.