sábado, 11 de marzo de 2017

Otra vuelta a Las Gadeiras

Hoy había un parte de tiempo primaveral, con ligeras brisas y mar en calma. Por otro lado, una marea con un coeficiente alto, que garantizaba buenas corrientes, así que me fuí a dar otra vuelta a Las Gadeiras. El año pasado hice una entrada sobre esta travesía, típica de la zona, en la que hay detalles y explicaciones, por lo que no voy a repetir los datos. Puedes verla picando AQUI .


Lo más interesante de la ruta es su variedad, pues a lo largo de las 27 millas que tiene, pasamos por mar, ria, caños y bahía. Ademas de pasar cerca de varios de los núcleos urbanos costeros de la zona. 


Día para salir con lycra. He paleado solo, a mi ritmo. En la ida a Sancti Petri, levante flojo de cara, y a la vuelta por la Bahía hasta Cádiz poniente flojo, de cara también claro. No he tenido ni una olita a favor en todo el día... que se le va a hacer. 

Esta travesía requiere una buena planificación de tiempos, pues por su duración y las zonas donde pasamos, la corriente de marea es fundamental. Si lo hacemos bien, nos ayudará mucho, si lo hacemos mal tenemos un problema, porque seguramente no podamos cumplir el horario más pesimista, y hay papeletas de que se nos haga de noche antes de llegar a nuestro destino.

Pronto dejamos la ciudad atrás.


Hoy en la primera parte del recorrido (Cádiz-SanctiPetri) he ido rápido, por lo que me he adelantado un poco a mi horario. Eso me ha impedido aprovechar la corriente al máximo.

 
El paso de la Punta del Boquerón siempre interesante con sus olitas. Ahí detras está el castillo, pero la ola lo oculta.

  
Desde esta perspectiva se ve mejor, el lugar es un paraiso.


La entrada en el caño de Sancti Petri hay que pillarla con la marea en ascenso, pasando el puerto de Gallineras (San Fernando) casi en pleamar. De esta manera la marea nos impulsará todo el recorrido interior por los caños.

 

Ya dentro, llegando en hora, podemos pasar San Fernando por el caño Chico, aquí el puente de Lavaera.



Justo antes de salir a la bahía por el caño de La Carraca, paradita para estirar las piernas, comer algo y cambiarle el agua al canario.

 
Desde el fondo de la bahía, hasta Cádiz, brisa en la cara y paleo fácil pues vamos con la vaciante. En poco tiempo estoy de vuelta a casa, llegando por el lado contrario al que sali.


Tiempo total algo menos de 7 horas, contando la parada. Mañana más...