lunes, 26 de junio de 2017

El moreno a "trozos"


Pronto estaremos de travesía. Como siempre, para aquellos que desarrollamos actividades en la naturaleza será inevitable el bronceado segmentado, que hace que la gente nos mire en la playa... que le vamos a hacer... así que hay que intentar igualar cada vez que sea posible..

Kayakistas y navegantes en general, montañeros, ciclistas, corredores y un largo etcétera de deportistas y profesionales del medio natural estamos expuestos durante muchas horas al sol. La elevada exposición a los rayos ultravioleta supone un aumento del riesgo de padecer cáncer de piel, especialmente melanoma. Cada vez vivimos más años, y nuestra piel tiene "memoria", la radiación soportada se va acumulando, por ello los casos van en aumento.

Puede resultar paradójico que personas que nos preocupemos por nuestro bienestar practicando ejercicio, con una alimentación sana y hábitos de vida saludable, caigamos en el error de no protegernos adecuadamente del sol. 

Los actuales valores de nuestra sociedad en la que las cuestiones de imagen personal tienen una gran importancia, relacionándose con el éxito y el bienestar, tampoco ayudan, cuando el tener un buen bronceado es uno de los signos  de las personas de éxito ..... (aquellas que les da el sol cuando juegan al golf o al tenis en el club social, o se queman a tope en la proa de un yate en cualquier isla). 

Es curioso los  vaivenes a los que nos somete nuestro grupo de convivencia, que hacen que sus componentes adopten determinadas conductas dirigidas a ser bien valorados por los demás. Este tema del bronceado es un  buen ejemplo. No hace demasiados años en nuestro entorno, el estar moreno era la consecuencia de ser un "currante" expuesto a las inclemencias atmosféricas, mientras las clases altas se preocupaban de estar lo más palidos posibles, para demostrar su vida "civilizada".    

Moraleja, protégete...!